martes, 26 de febrero de 2013

El principio

Estaba escribiendo un momento flash cuando me pregunté... ¿Cuando empiezo con mis consejos? Así que con mucha tristeza, aparté a un lado ese trocito de relato y me decanté por mi primer consejo de la sección "El escritor novel".


La mayoría de las personas que se han acercado a mí y me han preguntado sus dudas, siempre tienen en común una escena:


"Yo no escribo casi, pero tengo estas páginas y querría saber si son buenas"


Voy a aprovechar este espacio para dar una respuesta general. Si es bueno, bueno. Y si es malo, se puede mejorar. Cada vez que ponemos nuestra ilusión en las palabras no nos defraudan, siempre nos brindan el mismo amor y cariño con que las hemos creado. Es por eso que cuando regresamos a ellas, nos están esperando. Cada vez que nos sentamos a escribir algo, es importante para nosotros. La diferencia en que sea de mejor o peor calidad, es la cantidad de tiempo que le dedicamos después a corregir y a retocar nuestro trabajo. Luego vienen los comentarios que nos hacen. Que alguien diga que nuestra novela / carta / poesía es horrible no lo hace necesariamente mala al igual que si te felicitan no la vuelve buena. La seguridad de que nuestro trabajo está a la altura de lo que necesitamos, la tenemos que tener nosotros mismos. "¿Me gusta?".



Recuerdo en especial a una persona que cuando me presentó su trabajo lo primero que pensé es que no conocía los puntos y aparte. Pero a medida que le ayudaba a corregir su libro, me sorprendió con una historia inteligente y divertida. Nadie nace sabiendo, todo es cuestión de practicar y superarnos cada vez un poquito más y cuando se tiene dudas, recordar que escribimos porque es lo que nos gusta, y que siempre habrá alguien a quien pedir ayuda.

2 comentarios:

 
Diseño: Oloblogger