lunes, 7 de octubre de 2013

Para esa gente especial...

Si en algún momento alguien me preguntase que es lo que más hice durante mi infancia, no lo dudaría. Leer. Desde que tengo memoria siempre me ha gustado. Recuerdo aquellos libros de bolsillo que me daba mi padre sobre pájaros y setas. Supervivencia en la selva o en la montaña. Cocina saludable o rica y sabrosa.


Recuerdo como le suplicaba a mi madre cuando íbamos al Sabeco de las afueras de Vitoria (Aquel centro comercial taaaaan lejano en aquel entonces) para que me dejase a solas en la sección de los libros y sentarme a leer en lo que ella hacía la compra. Recuerdo el primer día que leí Rudiguer, el pequeño vampiro o como me reí con el pirata Garrapata. Aquel primer día en que conocí la biblioteca de la Florida y cuando me echaron de la misma al no poder contener mi risa con las aventuras de Tintín. Me recuerdo discutiendo con una genetista sobre el ADN y los cambios evolutivos tras haber leído "La hija de Júpiter" y que se quedó impresionada con mis conocimientos y también como Lestart el Vampiro me conmovió hasta lo más profundo. Recuerdo que a mis mejores amigos y solo a ellos, les premiaba con mis mayores tesoros. Mis libros preferidos, intactos, para que al igual que yo tuviesen el placer de vivir a su lado mil aventuras.



Me enamoré de un mundo de sueños. Creí en lo imposible, de hecho sigo haciéndolo. Pueden dar fe los que me conocen que sigo pensando que en el mundo hay lugar para la magia y los milagros. Los héroes y los monstruos. Aunque a veces dudemos del papel de cada uno.


Fue en esa época de descubrimientos cuando conocí a mis amigos (¿O debería decir amigas?) ¿Queréis saber de donde vienen mis personajes? Del tiempo y el cariño. Emaleth sobrevivió a lo imposible, se enfrentó a dragones y quedó encerrada en el infierno en una aventura osada. Aunque no fue su final, era tan poderosa que acabó gobernando en el inframundo con justicia y un poder mágico que rallaba lo divino. ¿Y Samantha? ¿Has olvidado ya esas tardes de rol con tu querida prima en la que erais guerreras destructoras y acosadoras del mal? Yo no pequeña pícara. Esos momentos donde os sentabais en la mesa a escuchar los desvaríos de un pobre bardo sin fama como yo, con más imaginación que sentido común.


Adoro esos recuerdos, esas historias, esos momentos. Si alguien me preguntase como era aquella época no tendría dudas. Feliz. Tuve la suerte de tener al mejor de los públicos en toda clase de escenarios, desde una mesa de Iparralde cada sábado y domingo a un rincón en la bolera o tal vez un jueves festivo en mi propia casa. Un rincón en el suelo del colegio o sobre la hierba del parque de Zaramaga también nos venía bien. ¿Lo recordáis como yo?


En aquel entonces ya sabía lo que sé hoy. Que me gusta contar historias y que vosotras, mis queridas amigas, me habéis dado alas para seguir soñando. Es por eso que tengo el corazón henchido de amor hacia el camino que he elegido. Porque cada vez que os veo, os leo ahora que estamos tan lejos o pienso en esos momentos de nuestro pasado, sonrío orgulloso por los momentos que tuvimos y os prometo que cada capítulo que escriba, es una aventura que deseo que sigáis viviendo conmigo. Porque no hay mal al que no podamos vencer, no hay sonrisa que debamos guardar para mañana y no hay gratificación más grande que el sentir que a pesar de los años, aun cuento con vuestro apoyo al sentarme en la mesa tecleando mientras pienso... "Que empiece el juego".


Es por eso que esta pequeña entrada de hoy que estoy nostálgico os la lleno de viejos recuerdos y añoranzas del pasado. Comparto con el resto de los lectores esos momentos nuestros y os prometo que la próxima vez que nos juntemos jugaremos una partida a nuestro juego mientras pienso en la mejor de las aventuras. Un beso enorme y... gracias por estar siempre ahí.


9 comentarios:

  1. Impresionante!!! Casi me haces llorar..... Sabes qué es lo que más recuerdo yo...... Como de cada " problemilla" hacíamos una batalla y enseguida cogiamos los palos.. también de lo fácil que era subir a los tejados pero no tan fácil era bajar...... Si echará el tiempo atrás, me quedaría en esa época tan feliz y siempre protegida por vosotros. Gracias a ti por TODO SIEMPRE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que me gusta hacerte llorar de alegría, cobijarte en los tejados y hacer que el resto del mundo desaparezca :-)

      Eliminar
    2. Ojalá pudiéramos volver a esos tiempos, cobijarnos en un tejado y hacer que el resto del mundo desapareciera aunque fuera por unas horas... por unos dias. Perdernos en los recuerdos, llorar de alegría o tristeza pero lo más importante JUNTOS. También recuerdo las horas en Iparralde, las patatas Deluxe del Burguer que te encantaban, las patatas bravas del bar del barrio donde siempre que podías me llevabas, que cada vez que estaba triste me venias a buscar con la moto o andando para secar mis lagrimas, las peleas, las charlas, las tardes de cine, incluso recuerdo aquellas partidas de "poker" o incluso un cumpleaños en un "garaje" en el que me ayudaste sin pedírtelo. Por todo SIEMPRE te estaré agradecida y ahora realmente me siento mal por el tiempo que no disfruté de tu amistad (no por tu culpa sino por la mía) y ante todo pedirte perdon por los años que no estuve. Y ahora que estoy, aquí me tienes,como siempre, para lo que quieras, siendo siempre tu amiga y tu gran fan.

      Eliminar
  2. Uffffff q de recuerdos!!!!!! Yo recuerdo esas guerras con los palos y la incertidumbre .....q pasará hoy??eran buenos tiempos pero ahora lo son mejores.esas tardes forjaron lo q ahora somos.pero con lo q me kedo es q d eso hace cuanto? ???? 10 o 15 años? ???? Y aqui seguimos los 3. Estamos destinados a seguir juntos y a vivir con nuestras vidas entrelazadas. Y mucho x ti cabeza loka,creativa,imaginativa y especial. Gracias x hacerme recordar los buenos tiempos.besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre para ti mi querida Vir :-) Me alegra mucho que seas tan feliz

      Eliminar
  3. Es encantador leerte semana tras semana, pero más encantador escucharte contar esas historias que has vivido una y otra vez haciéndonos participe del brillo de tus ojos al revivirlas. Pero la mayor de las ilusiones… el sentir de compartirlas con nosotras, que aunque no lo conocimos evoca el más dulce de los sentimientos…
    A ustedes que lo vivieron, sonrían por que no hay sentimiento más lindo que el cariño que se profesa con los recuerdos… Pero más la ilusión con que nos lo transmites en cada letra que escribes, en cada perfecto detalle cuando narras tus historias. Que sea ese mismo amor, cariño, ilusión y sentimiento lo que guie tus letras siempre para que esa generación que se levanta, pueda soñar con la magia y conocer el rugir de los dragones… que tengan la oportunidad de enamorarse de las mismas letras que lo hicieron contigo de pequeño… y se embarquen en mil y una aventuras junto a sus amigos… los libros… Un Beso!!!
    Arenna...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Estaré siempre dispuesto a seguir haciéndote leer semana tras semana para que sigas disfrutando.

      Eliminar
  4. Pufff hace cuantos años de eso!!!!
    Sí, quedé encerrada en el infierno, pero no muerta!!!!! Jajajaja. Ganaron la batalla, pero nunca ganarán la guerra.
    Recuerdo cada partida, cada personaje. Las horas que junto a Veil creamos un mundo de fantasía en el que los tres nos perdíamos siempre que podíamos.
    Recuerdo a la pobre Aeris perdiendo su fe. ¡Y como te hacía la pelota para recuperar su magia!
    Recuerdo a Angela, no el nombre de su personaje... Y su famoso "trabajo" en el circo.
    Recuerdo las trampas que Gotreck rompía con la cabeza.
    Recuerdo el hechizo de la "gallina" y cómo nuestro otro clérigo, Dani, consolaba a una pobre viuda.
    Pero sobre todo recuerdo las risas y las lagrimas que nos unieron tantos y tantos años. Cómo aunque el tiempo nos ha separado, a algunos xD, la fantasía y la magia nos sigue uniendo a pesar de la distancia.
    Pero no solo vivo de recuerdos. También de agradecimientos.
    Primero, a mi grupo de rol. Por esas tardes maravillosas e irrepetibles en la Bolera e Iparralde. El vínculo que creamos durante esos años, será irrompible.
    Segundo, a nuestro master principal. Porque sus partidas nos transportaron a un mundo dónde nos encantaba estar.
    También a nuestro segundo master. Porque la partida que creó para una tarde y duró todo un mes, fue épica.
    Por último, a todos los que nos esforzamos por crear nuestras propias reglas y ser capaces de inventar un juego. Las horas de esfuerzo y dedicación.

    Pero sobre todo, a Gael Solano, porque todos esos años, fue capaz de crear un hogar al que siempre puedo volver.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este ha sido mi preferido de todos los comentarios. Han sido los mejores años de mi vida viviendo de los sueños y disfrutando como nunca con vuestras aventuras que también eran las mías.

      muchísimas gracias Emaleth por permitirme transportarte a un mundo lleno de sueños.

      Eliminar

 
Diseño: Oloblogger