miércoles, 23 de octubre de 2013

Como conseguir un buen trabajo

Tras analizar un millón de variables de lo que podría llegar a interesar a todas las personas del planeta, he dado por fin con un tema impactante ¿Cómo narices hago para encontrar trabajo de una vez? Porque seamos sinceros, es lo que más nos está costando estos días.


Como habéis sido fieles seguidores de las locuras de mi blog, voy a intentar ayudaros con unas pocas ideas que espero os hagan sentir mejor.


Vendedor de patatas fritas: Un estudio riguroso de las fábricas de patatas fritas, me ha demostrado que aquí hay un filón que pocos saben aprovechar. Os muestro los pasos a seguir para que funcione al cien por cien.


Lo primero es conseguir unos tiestos y poneros a plantar patatas como locos. Conseguid bolsas de plástico y una máquina que envase al vacío con precisión. Una vez las tengáis, las cortáis en tiras finas y atención, MUY importante, ponéis dos rodajas en bolsas gigantescas. Con un bolígrafo, ponéis una carita sonriente y un anuncio original. Algo así como “Las únicas patatas 100% caseras” y las vendéis a 3 euros la bolsa.



Si algún cliente se queja de la cantidad, alegáis que es para que no se rompan entre ellas, porque la calidad para vuestra empresa lo primero. ¿Si al resto de las marcas comerciales le funciona, por qué a ti no?


Un caso curioso para aumentar aún más los beneficios, sería añadir un ingrediente aleatorio a cada bolsa. Tales como una guindilla, una cebolla, queso, jamón, pizza, un filete, un zapato, caca de vaca… el truco es que la patata sepa a cualquier cosa, menos a patata. Encima como propaganda añadiríais “Bolsas caseras con patatas sorpresa, nunca sabes lo que te vas a comer”.


Acosador personal: El anuncio sería algo como por ejemplo “¿Quieres ser la no va más de tus amigas? Llámame” Contratándote, garantizas que puede presumir allí donde vaya de que no dejan de acosarla. Será la envidia de la fiesta cuando vean como despacha a un guaperas loquito por sus huesos. Un trabajo sencillo recomendable especialmente para los fines de semana.


Bulto: Este tipo de trabajo es ideal para auténticos profesionales dando gritos y haciéndose notar allá por donde van. “¿Una manifestación a la que no va nadie? ¿Te sientes muy solo en tu cumpleaños? Nunca más” ¿A qué a ti también te gustaría tener 100.000 amigos en tu casa celebrando que aprobaste? Si señor, por un médico precio, ahora pueden contar con tus servicios e incluso ayudar a tus amigos a conseguir trabajo.


Empleado no modélico: ¿Qué alguien quiere decirle cuatro cosas al jefe o a un compañero borde? Entonces necesitan de tus servicios, este trabajo consiste en reunir el valor de entrar en una empresa y decirle esas cuatro palabritas que la persona merece. Ganas un plus en la denuncia si te golpean y se dobla si devuelves los golpes.


Soñador profesional: ¿Cuánta gente no recuerda sus sueños? Por un módico precio, puedes compartir los tuyos por teléfono cada mañana para que tengan algo de lo que hablar con el psicólogo. En función de lo que paguen, también puedes decidir si serán mejores o auténticas pesadillas.


Vampiro: ¿Tienes unos colmillos de goma? ¿Talento para la interpretación? Entonces este trabajo está hecho para ti. Compórtate como si ser inmortal fuese algo horrible y quieres compartir tu vida. Por unos miserables euros (También aceptas dólares) estás dispuesto a relatar tu sufrimiento y hacer partícipe a la gente de la desesperación de los milenios. No me mires así ¿Qué te crees que hizo Anne Rice?


Aún hay muchos más trabajos, solo es cuestión de poneros a pensar. Por mi parte, no cuento más. Tengo que guardar un as en la manga por si acaso mi cartera empieza a flaquear y los necesito. Mientras tanto, os deseo un feliz miércoles a todos y que estos trabajos os arranquen una sonrisa.

1 comentario:

 
Diseño: Oloblogger