miércoles, 12 de junio de 2013

Un día gris...

Hoy no quiero dar un consejo para escribir. No tengo ganas de regalar un momento flash de una historia que tal vez escriba... o tal vez no. No será un pensamiento y ni siquiera colgaré una foto para adornar esta entrada. Hoy, sentado a solas sobre el teclado, dejaré a esa parte que llena de magia mi vida llenarse de tristeza.


En días como este, cuando el extraño del espejo me mira sonriendo, me busco sin encontrarme. Le hablo asustado preguntándole que ocurre, que ha cambiado y entonces lo sé. Ahora que la nostalgia agarra mi pecho y lo aprieta con la dulzura con la que solo la tristeza nos toca, me descubro recordando todas esas aventuras que he vivido y las que he decidido no vivir. Todos esos momentos que he tenido y aquellos que he dejado escapar. Las cosas buenas a las que he sobrevivido y aquellas malas que he superado. Las revivo una vez más en mi mente, sentado en mi sofá y pienso... si hoy muriese ¿Sería feliz?


No sé que es esta historia. No sé que quieren estos sentamientos. De hecho, aunque soy mi mejor amigo, nunca llegué a entenderme bien. Pero la respuesta a esa pregunta es si...



No creo en los ángeles, aunque he comido con alguno de ellos. No creo en Dios, aunque he visto sus milagros. Hoy es uno de esos días que cuando llego a casa y miro por la ventana los negros nubarrones extendiéndose en el horizonte pienso "va a llover". Entonces bajo a la calle y mientras todos caminan protegidos bajo su paraguas, por la esquina de las aceras intentando impedir lo imposible, me siento el dueño de la ciudad. Un loco empapado que va silbando sonriendo por que los cuerdos temen mojarse.



Si hoy muriese, ¿Sería feliz? Responderé con una parte del poema de Espronceda:


¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río:
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena
colgaré de alguna antena
quizá en su propio navío.

Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di
cuando el yugo
del esclavo
como un bravo sacudí.

Mi pregunta es... ¿Y tú?

4 comentarios:

  1. cuando sepa la respuesta te la cuento..... muy buena reflexión.

    ResponderEliminar
  2. Increible reflexion. Creo que todos nos sentimos asi alguna que otra vez. O al menos, yo tambien me he sentido asi.

    ResponderEliminar
  3. cualquiera sabe... pero un poco de locura y de inocencia es lo que nos permite seguir adelante

    ResponderEliminar

 
Diseño: Oloblogger