miércoles, 12 de agosto de 2015

Noticias del siglo XXI

Encarcelado:


Tras una exhaustiva investigación de casi dos siglos, por fin se ha conseguido detener y condenar al ratoncito Pérez; acusado del robo de marfil de miles y miles de dientes procedentes de los niños de todo el mundo. El susodicho criminal actuaba entre las sombras de la noche acompañado por sus cómplices, Morfeo y el duende del final del arcoíris, que actualmente están en busca y captura.




Según fuentes de la policía, mientras que Morfeo dormía a la víctima, el ratoncito Pérez entraba en el cuarto, esquivaba juguetes, la ropa sucia, los libros de preescolar, escalaba las sábanas y llegaba hasta la almohada para, sin ningún tipo de compasión, robar el preciado botín. Cuando el trabajo empezó a llamar la atención del gobierno, contrataron los servicios del duende del final del arcoíris para que les cediese una moneda por cada diente que sustraían con la intención, a todas luces, de comprar el silencio de la víctima.


Miles de padres dieron un suspiro de alivio mientras se abrazaban orgullosos cuando el jurado dio su veredicto.


Culpable.


A partir de ahora ya nada nos impedirá tirar el valioso marfil a la basura o hacernos un collar si nos da la gana.



El príncipe azul ¿héroe o monstruo?


El silencio se ha roto. Hoy, por fin, la justicia ha entrado en el castillo de muy lejano para detener al príncipe azul acusado de múltiples delitos de distinta índole. El príncipe azul, por no decir marrón cuando vio la que le venía encima, lloraba mientras suplicaba por un abogado.


¿Por qué empezó todo? ¿Quién dio el primer paso? Unas supervivientes, heroínas de su propia historia. Tras casi cien años de sufrir en silencio los abusos del príncipe, se han reunido esas mujeres enjauladas en su propia desdicha y han dicho toda la verdad.


“Estaba obsesionado con mis pies —alegó Cenicienta—. Me quitaba y me ponía el zapato casi cien veces por día.”


“Yo me fui a dormir durante cien años, como es lo normal en la clase política, y de pronto me despierto con una lengua en el gaznate y sus manos por mis pechos” nos narraba la Bella Durmiente entre lágrimas.


“Sabía lo mucho que odiaba la vida en palacio —nos explicaba Blancanieves comiéndose una pera—. Yo estaba feliz viviendo con siete hombres y haciendo lo que ni siquiera os podéis imaginar y de pronto viene a salvarme… ¿de qué? ¿de comerme una manzana? ¿pero se piensa que soy alérgica o qué? Y claro, para salvarme me tiene que dar un beso… ¿Y después qué, que me coma un plátano?”


La única sin palabras para semejante monstruo es la sirenita que con mucha educación se acerca, nos deja un mensaje y se va. Cito textualmente: “Me quedé hasta sin voz por él, encima coge y se va con otra… anda y que le den."



Justicia automovilística


¿Puedes aparcar donde quieras? Desde luego que no. Entonces ¿por qué a algunos privilegiados no les pasa nada? Eso se terminó.
Esas fueron las palabras del ministro de justicia, Rafael Catalá, cuando se dio la noticia.


Han detenido a Papá Noel. Sí, tal y como lo leen. Ese gordinflón que se creía capaz de aparcar encima de los tejados de todo el mundo sin que le pasase nada por fin ha encontrado la horma de su zapato. Mientras le detenían se le han añadido los cargos de contrabando de juguetes y maltrato animal por la forma en que trataba a sus renos.


“Por escapar de sus garras, esos pobres animales hasta intentaban salir volando como si fuesen pajaritos” comunicó el jefe de policía en la rueda de prensa.



Otras noticias de interés humano:

• Los reyes magos detenidos cuando iban a ver a sus camellos.
• Caperucita roja acusada de asesinato múltiple al demostrarse que la capucha que le regaló su madre era verde.
• España va bien y otras mentiras que os hace parecer más guays.
• Horror en la fábrica de condones cuando Espinete aceptó la invitación para verla.

2 comentarios:

  1. Cada día me impresionado más. Felicidades, me has echo reír a mandíbula batiente

    ResponderEliminar

 
Diseño: Oloblogger